El tenis playa o beach tennis es una modalidad deportiva que se practica sobre la arena, generalmente en la playa, pero también en instalaciones indoor que cuenten con una pista de arena.

Suele jugarse en modalidad de “dos contra dos”, si bien también existe la modalidad individual.

Se rige por normas de la Federación Internacional de Tenis (ITF) y en España por el reglamento que establece la Real Federación Española de Tenis.

El campo tiene unas dimensiones de 16 metros de largo y 8 metros de ancho en la modalidad de dobles y de 16 metros de largo y 5 metros de ancho en la modalidad individual. El campo está dividido por mitades iguales por una red colocada a la altura de 1.70 metros. Por lo tanto, el campo sería similar al más conocido de vóley-playa, excepto por la altura de la red, más baja en el caso del tenis playa.

Se juega con raquetas de tenis playa similares a las de pádel, si bien la longitud es algo mayor (se permite que alcancen los 50 cm) y el grosor suele ser más fino (20-22 mm en vez de los 38 mm de las palas de pádel).

La pelota, similar a las de tenis y pádel, tiene menos presión, favoreciendo los remates o “smash”, los saques potentes y el juego de precisión con las características antes comentadas del campo y las raquetas